Mairena del Alcor cuenta con una población que supera los 20.000 habitantes. Su extensión superficial es de 69 km², y también se localiza en  la comarca de Los Alcores. 

    El nombre de Mairena es  de ascendencia árabe, pues deriva de la palabra Maharana, que significa agua de la fuente. La zona era rica en manantiales de agua que brotaban en toda la ladera de los alcores, por lo que no era raro que muchas granjas se situaran en la zona.

Mairena legado histórico

 

    El poblamiento de la comarca es muy antiguo. Existen yacimientos prehistóricos desde el Neolítico, ya  se establecieron pequeños poblados para explotar la riqueza agrícola de la vega.

Se atestigua la presencia de la civilización tartésica en el tesoro “Andrés Morales”, encontrado en Mairena  y compuesto por joyas de oro de rica decoración oriental.

La influencia de los pueblos colonizadores fenicios y griegos se demuestra en el desarrollo de la agricultura y el comercio de los metales, la decoración cerámica y los restos funerarios.

    A partir del s. VI a.C., la civilización ibérica consigue desarrollar la explotación agraria de la vega y comercializarla con griegos y cartagineses.

En época romana se establecen en la zona diversas “villas”, cortijos y edificaciones rurales que explotaban las fértiles tierras de la vega, de los que quedan numerosos restos en la época visigoda y musulmana. Digno de mención es El castillo de la Luna de estilo mudéjar.

En 1.342, el rey Alfonso XI entrega la villa y tierras de Mairena como señorío a la Casa de Arcos.

    En el Renacimiento experimenta un importante crecimiento a causa deldescubrimiento de América y el auge de Sevilla, Se potencia la producción de aceite y cereal, se desarrolla la ganadería hasta hacerse famosos los caballos de Mairena.

    A finales del s. XVIII, gracias al desarrollo de la agricultura, la construcción de 4 molinos harineros en 1.780, la ampliación de la feria y la mejora del comercio en la comarca, se  facilita la salida de los productos.

El ejército francés ocupa Mairena en la Guerra de la Independencia, estableciendo en enero de 1810 un cuartel de abastecimiento para las tropas. Pasa a ser unas pertenencias de la Casa de Arcos a la Casa de Osuna.

En la segunda mitad del s. XIX el cultivo de la naranja se expande por las huertas del Alcor, que se exporta con grandes beneficios.

     En el primer tercio del s. XX se moderniza Mairena con la construcción de edificios públicos como colegios y cementerios, el empedrado de calles, la modernización del ayuntamiento y la construcción de la primera fábrica de procesado industrial. La Exposición del 29 en Sevilla permite a los maireneros hacer negocios en la construcción, exportar pana, aceites y fruta a Sevilla. Se mejora el  procesado de productos agrícolas, panificadoras, fábricas. El campo se moderniza con la introducción de tractores y maquinaria. La antigua feria de ganado se convierte en fiesta, siendo la primera que se celebra en el calendario de ferias de locales de toda Andalucía.

Mairena se consolida como una de las poblaciones cercanas a la capital con un gran potencial de desarrollo y un legado histórico que le avala a través de los siglos.